KINESIOLOGÍA

La historia de la kinesiología se remonta a los años 50 cuando un grupo de quiroprácticos americanos encabezados por George Goodheart, investigaron el comportamiento y la reacción de la musculatura en situaciones de stress. Observaron que la respuesta muscular es mucho más débil, cuando los sistemas que los sustentan directa o indirectamente, como el nervioso, circulatorio, inmunitario, etc. están debilitados en mayor o menor medida.

A partir de ahí y hasta nuestros días se han originado muchas aplicaciones, pero todas ellas están basadas en el mismo principio, la variación de la respuesta muscular.

Vamos a ver como muestra, uno de los procedimientos más sencillos a emplear para el caso que nos ocupa, es decir, ver la influencia de las energías sutiles de agua o alimentos en el ser humano.

El kinesiólogo pide al sujeto en quien se va a testar la muestra, que tense deliberadamente un músculo. Se mide entonces la fuerza de esta tensión.
A continuación se le pide al sujeto que repita la experiencia manteniendo en una mano la muestra a testar.
Por comparación se comprueba si la muestra testada favorece o desfavorece la capacidad de tensión del músculo y de ello se deduce lo adecuado que es para el individuo.
A menudo es el mismo kinesiólogo que con su propia musculatura mide el grado de tensión muscular del sujeto, ejerciendo una fuerza contraria. Habitualmente puede consistir en abrir la pinza hecha entre el dedo pulgar y el índice o corazón, o bien en bajar al brazo o pierna extendido horizontalmente.

 

Aunque hay muchas variaciones y sofisticaciones del procedimiento, para diminuir variables, aumentar la sensibilidad del test, etc., el principio sigue siendo el mismo.
El protocolo de trabajo consiste en tener un número de las muestras a testar, con sus patrones de referencia a triple ciego. Estas son entregadas a un colectivo de kinesiólogos, testándolas cada uno de ellos a diversos sujetos. Al desconocer el contenido de cada muestra testada, se limitan a anotar sus observaciones en el estadillo de registro de acuerdo con el protocolo elaborado para cada producto.
El posterior trato estadístico de estos resultados permitirá averiguar si existe una correlación estadísticamente significativa y si el procedimiento empleado es o no válido para sacar alguna conclusión.

 

 

www.ircose.org